Nahidel

Hubo un tiempo...

Hubo un tiempo...

Ah, hubo vida...

Si la vida termina, ah, amor mío, que sea en tus brazos. 

Mi voz no te llama,

no habla,

te ama en el silencio perpetuo

de tu cuerpo desnudo,

cubierto de nubes...

Hubo un tiempo, amor mío, 

donde lo que en las líneas de tu cuerpo

estaba escrito, 

nada decía de mi futuro...

Mi voz, hoy, tiempo ajeno, tal vez te llama. 

Este silencio es todo lo que queda de tu cuerpo.

¡No habla! ¡Nada habla ahora!

Y yo esperaba voces, como tiempo hubo...

Tu cuerpo... ¡Donde hubo tiempo estuvo tu cuerpo!

¡Desnudo a las vibraciones del olvido!

Me olvidó...

Hubo un tiempo, amor mío... 

Donde fuimos amor. 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.