Isabel Anhara

LA RUEDA DE LA VIDA

La muerte anhela la vida;

la vida se funde con la muerte;

somos estelas de eternidad;

fluye la sangre tras la suerte

en busca de una sola verdad.

 

Turbados, encaramos el alba;

sus colores nos abruman

como a indefensos pájaros

que surcasen la bruma

privados de maternos abrazos.

 

Días y noches se suceden;

ansiamos muchas vidas;

sumergidos en ensoñaciones,

nuestro destino adivinamos;

ilusorio en sus oscuras nociones.

 

El norte nos es desconocido;

vagamos por tierras extrañas

al filo de inmutables precipicios;

sojuzgados por cánticos de sirenas

que los sentidos enmarañan.

 

Frente al espejo de la vida,

nuestro destino vislumbramos;

mas las huellas del caminante

hablan sin engaños;

no hay destino, sólo estamos.

 

Comentarios2

  • Claro de Luna

    Muy buen poema, me agradan sus metáforas. Saludos

  • kavanarudén

    Hermosa y profunda reflexiòn.
    Personalmente no creo en el destino. Me niego a pensar que ya todo està escrito, que todo està preestablecido y nos toca solo seguir adelante, sea cual sea su desenlace. Creo en la voluntad del individuo, en su fuerza para cambiar, para mejorar, para ser en plenitud verdaderamente humano.
    Me ha gustado mucho tu poema. Dulce, tierno, profundo, sentido....
    Las metáforas, fantásticas, un gusto poder deleitarme en medio de tus letras.
    Un abrazo
    Kavi

    • Isabel Anhara

      Gracias, Kavi. Esa era la idea del poema; yo tampoco creo en el destino. Creo que cada persona construye su vida paso a paso; con coraje y decisión; aprendiendo de los errores. :)

      • kavanarudén

        Eso :)
        Pues sigamos luchando, para mañana es tarde.
        Un abrazo



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.