asherom

Cuarto universo

Entre las figuras entrópicas de un cuarto universo,
cada elemento tiene mi capricho propio;
el capricho de quien llega a degradar su mirada
y los deseos de perfección de escalas tenues.

En ese lugar tan misterioso donde
el cuerpo es lastre en las noches bogotanas
y las alas no hacen más que soñar
con fulgores de un alma lejana en recuerdos

En ese lugar… (suspira) crepita
un beso inocente entre el fuego
del bosque en donde han muerto
todas mis aventureras ilusiones

En el centro guardo las cenizas
de la muerte de tu imagen detenida en el tiempo,
detenida en esa sonrisa inadvertida y ojos,
entre sombras, viviendo.

Y de nuevo un beso y una caricia
crepitan o son una piedra que viene
cayendo desde espacios largos, tenaces,
e insistentes a quebrar un espejo de agua
que en lo profundo guarda emociones
frías y calientes.

Yo viviendo en medio de todo eso
recordándote y sintiendo la calma
del ojo de un huracán
soy el esclavo de letras adversas
que no hacen más que señalarte
mientras te olvido lentamente.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.