MARIA GUADALUPE

¿Dónde está la niña que fui?

Desliz tu sonrisa estival

sobre esta hendidura de mi corazón.

 

Platícame que fue de aquella niña

de ojos claros

que acunabas en tu columpio

de tierna luna...

 

¿Dónde, luna mía,

la has dejado

llorando su tristeza?

 

¿La abandonaste como lo hice yo?

 

Acompáñane, luna mía,

tal vez podamos encontrarla

entre las raíces de los álamos

o guarecida en el corazón

de la infancia que se fue.

 

O quizás luna de aquellas noches,

la has escondido entre las estrellas

para que no tengas más lloros ni tristezas.

 

Desliza tu sonrisa estival

por esta hendidura de mi corazón

y platícame de ella,

Luna Mía.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.