pablo beltran

sin titulo

Amante del alma

ayúdame a perdonarte.

No lo intentes con tus besos

tampoco con tu tierna mirada.

Ni con tu suave voz.

No cales mi espíritu

con tus manos que le acarician;

sólo

ayúdame a perdonarte

en tu pecado

de amarme.

Verás

que el perdón

es de los dos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.