Aquel Mito

Noches Eternas

Noches eternas, objetiva y subjetivamente,

Noches que se postran en mi almohada e invaden mi cabeza,

Noches llenas de vos, llenas del cliché de tu nostalgia,

Noches eternas y vacias, gérmenes de una vida desinteresada,

Hijas del hastío y la rutina, del desamor y el polvo en el viento.

 

Nadie puede salvarnos, nadie puede salvarse,

No hay solución...nadie puede parar el tiempo,

El minutero es la frontera franqueable entre el miedo a perderte,

Y ver como te vas,

El minutero es el hijo bastardo de la muerte.

 

Pasan los dias...

Pasan los dias...

Pasan los dias...

 

Pasaron los dias, y todo se desvalorizo,

Lo que ayer me emocionaba hoy se vuelve gris,

Descolorido por factores que nunca se me dio la posibilidad de elegir.

 

Nuestra vida, mi vida, la vida, es una trampa,

Un cumulo de arbitrariedades y resignación,

La vida es sufrir el despotismo del universo,

Mientras suena el minutero...

Mientras se pasan los dias y mis acciones cada ves valen menos.

 

Dejo de ser parte,

Ya no existo en el proceso humano,

Y todo se va de mi sin que mis manos tengan el suficiente agarre para salvarme,

Lejos, lejos, lejos...

 

Esto soy y fui yo siempre,

La víctima de una corriente fuerte que no puedo evitar que me arrastre,

El protagonista de esta carrera contra la vida, llena de trampas,

 

 

Pasa el minutero...

Pasa el minutero...

 

Pasa el minutero, y todo esto se vuelve innecesario, y efimero...

 

 

En esta noche eterna.

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.