MJ Guzman

El arte de vivir

I

 

Mañana tardía se mostraba aquél día,     

pero la vida sin vida la sentía                    

desde que la veía.                                             

Su grueso metal capaz de lastimar,              

no la piel si no también mi triste realidad.    

 

La mañana tardía se mostraba aquel día,

pero la vida aun ni sentido tenia.                   

El dolor de la historia: muerte de lo vivo y vivo

de lo que muerte debe ser.                                                              

El aliento divino que de divino se mancha

con la falta de amor y esperanza.                   

 

La mañana tardía se mostraba como

cualquier día pero la vida ni consuelo tenia.

Cara de estudio al fin se aclaraba,

un lunes que de cometida velocidad

me alejaba más de un reloj que contaban

los golpes de los dientes chuecos, a veces

blancos pero siempre discretos.       

 

II

 

La mañana amanecida: clara y sencilla.

Extraño se respiraba aquél día.                      

No entendía mi  razón la extraña sensación.  

Es ¿Qué hoy sería el día de mi muerto vivir? 

Oh! Mejor                                                      

Seria el día

¿Qué mi laberinto al fin crearía una

salida que se aspire a la vida?                        

 

La mañana tardía quería,                             

pero que raro el cielo de mi alma se mostraba

aquel día.                                        

Los golpes se debilitaban,                               

es ¿Qué mi muro se aproximaba a su perdición?                                                      

Mis ventanas sinceras                                        

-con candados aferrados-                     

Miraban desde un distinto preámbulo.         

<< ¿Por qué ahora?>> le dije  a  mí

compañero de sinceridad.                            

Hoy  no hubo respuesta

–que necesidad no tuvo- pero si una razón

que despertó mi desatinada vista del vivir.                               

Mi enemigo se presentó y libro mi enorme error. 

Aquél que me separo del mundo liberal,

que controlo mi razón de amar.                            

 

III

 

La mañana anochecida cayó y con ella mis

ganas de ahogarme en las olas de exterminio.                                                            

Hoy no me envolvieron.                                

Hoy no me hundieron.                                 

Hoy había caído en los brazos del arte de vivir.   

Comentarios1

  • Violeta

    beinvenid@ a este mundo qu epara mi es magico has llegado con una hermosa entrega ... Besos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.