GuillermoO

Ver pasar

 

La suave brisa me convierte en pájaro.

La hora de la tarde ayuda a pensar que estoy soñando,

y que cerca de mi tumba los cazadores en duermevela,

colocados alrededor del vino, cantan.

Cazadores y pájaro, lo mismo.

El dibujo gris de mi ventana

habla a mi memoria

como si yo fuera un pájaro que sueña.

 

G.C.

Dire. Nac. del Derecho de autor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.