FERNANDO LYNCH

\"El Terror\"  



 

Dormido y sin palabra

Absorbido por la Nada

Silencio imposible – ingente oscuridad

Mi cuerpo hundiéndose en la Muerte

 

Miedo de no desear

Angustia de no poder

Indefenso frente al Desierto

Arena gris, pero montañas de arena gris

 

Un océano carente de olas

¡Cuánto daría por una simple y sencilla ola!

Algo, un pájaro chicharreando, algo

Que me despierte, que me conmueva

 

Inmovilización agudísima, apresamiento del presente

Pero ¿será también «yo» esta locura que me traga?

Pero ¿puede el deseo también ser deseo mortal?

No se trata, en verdad, de que “algo” me despierte:

 

Soy yo quien debe despertarse

 

Buenos Aires. Enero de 2012



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.