frangelica Paola

Tatuaje

Eras ese tatuaje de juventud...

 

De días en los que mi mente y cuerpo

 

estaban dispuestos a hundirse en pecado;

 

se suponía nunca te ibas a borrar,

 

tatuado en mi cuerpo estabas

 

y de repente desapareciste,

dejando en mí sólo la marca de tu paso

Comentarios1

  • PETALOS DE NOCHE

    Ése..., ese recuerdo..., antes "era" un tatuaje..., "algo eterno", aunque se puede borrar un tatuaje, el olvido es una buena forma..., pero siempre quedan cicatrices..., "esas marcas", me gustaron las combinaciones que le pones en tu poema, en razón a las figuras literarias que sobresalen en tu poema...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.