GuillermoO

Encadenado al olvido (brevemente editado)

Estoy sobre la tierra.

Para ser hijo de sus manos desgajadas

y tragar un pan desaliñado que no se brinda fácil,

he multiplicado mis temores.

Mis rodillas han sentido el peso de un adiós,

y lágrimas de muchas cobardías.

Todo el cielo desplumado,

mi sueño en el sueño de una sombra.

Ah, bien sé

que el desierto se completa cada día,

que del error a la verdad hay un pequeño margen,

que no hay venganza más extrema que un aborrecible suicidio.

La tierra es un ser perdido:

en las márgenes más engañosas de los ríos

pasea sus viejos pecados capitales,

atrapada por el deseo insaciable de la desesperanza.

 

Noche sobre la noche.

Esa luz que vive a veces

es más fugaz que un beso encadenado al olvido.

 

G.C.

Direc. Nac. del Derecho de autor

Comentarios1

  • kavanarudén

    Guillermo amigo querido.
    Sentir profundo en tus letras.
    Un corazón que clama, que grita, que se hace presente en esta tierra.
    De mi parte mi admiración y respeto.
    Un abrazo
    Kavi

    • GuillermoO

      Kavi:
      tus opiniones con respecto a mis poesias son siempre muy bien recibidas por mí ; te lo agradezco nuevamente, y la admiracion y el respeto es mutua.
      Abrazo
      Guillermo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.