RICARDO ALVAREZ

1- ÉRAMOS ATOLONES -- 2 - RENACER DE TUS IRIS 3 - NOS HINCA LA LLUVIA -- PUBLICACIÓNES DESTACADAS POR SU CALIDAD LITERARIA EN LA UNIÓNHISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES UHE

 

 

 

 

 

 

 

ÉRAMOS ATOLONES

 

 

Busqué tu mirada

en puertos cercanos,

en muelles donde la vista se aglutina,

                                    en desiertos de olvidados nombres,

 en el espacio de la saeta enloquecida,

 

  En aguas blancas de amantes auroras

                                    en antípodas naciones

que no recuerdo ni su nombre,

                                     en lejanos otoños de lluvias,

deambulando las gotas del cielo y

la voz del eco misterioso no retumbaba

en lejanía porque.

estábamos tan próximos de confines

que los rumores se eclipsaban/

 

Éramos dos atolones

unidos en un territorio de siembra,

cosechando el festejo de la vida

en las violetas planetarias

que abrían tus parpados de mundo/.

 

Fuimos agua de universo,

desnudos hasta el hueso de la piedra,

nos visitó una ensanchada claridad

de novas trashumantes y

luceros en domo doblaban

arcos cósmicos en tus cejas/

 

Estrellas de fuego en tu mirada

eran claridad del día

donde la soledad era sombra de hierro

y la amatista semilla

de esperanza se sembró

en las manos del aguamarina/

 

Tallaba en tu piel guirnaldas de fuego y

en el hueco de tus arterias giraba el cauce

de dos ríos paralelos.

Bebimos rocío de agua oscilante

y en la claridad de tu alma tierna

había un horizonte de enlaces/

 

Bajo tus pies de cosecha

el regazo de una rosa

en capullo de terciopelo /

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

 ------------------------------------------------------------------------------------

2-    

 

 

RENACER DE TUS IRIS

 

Cierra tus párpados livianos,

que la oscuridad de tus pestañas

se haga ramillete de follaje denso,

 dibujo de sombra en los azulejos.

Catarata lacia de gotas en filamento,

humedeces todas mis espiras

de pabellones

 y anegas de savia mis tímpanos/.

 

Reconozco tu sonido ensordecido

cuando la piel desnuda emerge

con tus entrañas sin tiempo ni hora,

Te acoplas en mis huesos mullidos

como la vacía dársena

donde ribetean

tus orillas colosales

que sostienen al mundo.

 

 

Inunda estos campos de duro quebracho

hasta que la espuma ablande

sus rojizas crestas de penachos.

Sumérgete en el amor de mis brazos,

en la fragua de mi pecho

donde reposan tus sueños

que el infinito es este instante sin edades

ni profundos prejuicios

que encadenan la libido

en las sombras de siglos/

.

Brillo de centella,

cuerpo de hojas sedientas,

boca que se alimenta

con los frutos de cruzados belfos,

olvidemos ese vasto cielo

que mira renacer tus iris

como columnas de amanecer calmo

porque en la noche

fuiste hija de la turbulencia

multiplicada en nuestras formas volantes enroscadas/

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

 ---------------------------------------------------------------------------------------

3 -  

 

 

 

 

 

    NOS HINCA LA LLUVIA

 

 

                

 

Una feroz mano de negra lluvia

Intenta bañarnos atrapados en los grises,

Se escurre como curioso fantasma de retrato

Hendiendo sus dedos de lanza casi imperceptibles

En nuestras pasadas heridas.

Pero está tu boca guardiana en vigilia

Alucinando mi piel que delira

Como un bálsamo curativo y mí

Cuerpo derrochando sus aprecios

en la cuenca de tus cantaros

Al viaje de mis manos,

 maromas del salitre andan descalzos.

 

Encaminado al destino de tu boca

Lluvia feroz ya exiliada

Ausente la fuerza de patria

Explota su mínima bandera traidora

Y despoja su vestido impotente.

Con nuestros dedos caminan los labios supurantes

Y las lenguas en benévolo aquelarre de triunfante primavera

Sin pausa ni tregua

Con el orden natural desplegamos

nuestras urgencia imponentes.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.