poetryman

LA ESPERANZA

El vacío de este tiempo

-inusitado y anodino-,

lo veo reflejado en el iris

de mis ojos, al otro lado

del espejo,

se me antoja solemne

por enigmático y sencillo.

Reviso mis cuentas y veo

la razón de mis tristezas,

con una lágrima salobre

me pregunto:

¿En qué momento perdí la brújula?

o tal vez el norte ha cambiado

y no me he dado cuenta. . .

El alba no puede estar lejano

apuraré mis pasos para tener su luz

sobre mi rostro y atraparla en mis manos

porque yo sé que con una pizca

de esa luz seré sal, seré agua

cayendo sobre tus senos

limpios y volverá el candor

de nuestros mejores tiempos.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.