juancarloscoriaP

No sufras, no me dejes

Amada mía

la oscuridad come tu cuerpo

cae tu pelo por los  rayos

débil se hace tu esqueleto

 

Amada mía

llagas en tu espalda

la cama te cansa

me tomas las manos

y dices descansa

 

Amada mía

brotan tus ojos y derraman lágrimas

Cuanto dolor  expresa tu cara

con fuerza presionas mis manos

pero desgarra mi alma

 

Amada mìa

tus labios secos

tu voz quebrada

tu ultima caricia

 

Con débil energía volteas tu cara

derramas un lamento

y dices

por siempre

 

La frecuencia para

el sonido del fin se enciende

tu interior se detiene y

la muerte te llama

 

El sol golpea tu cara

 el ùltimo aliento

de la mañana

 

Amada mìa

¡¿Dónde estas?!

¡no me dejes!

no me mates.

 

 

Comentarios1

  • Elizabeth Chacon Stevens

    Amada mía, no sufras, no me dejes ... tu última caricia es el final; tu alma se detiene y la muerte te llama, cuando das el último aliento de la mañana.

    Un lamento lleno de tristeza por ese amor que se extingue entre vustros dedos como la arena escurridiza. Gracias por compartir. Un beso y bendiciones.

    Eli, :)

    • juancarloscoriaP

      Mil gracias por sus bendiciones, mutuos deseos... :)



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.