pupykuba

ADIOS.

Corren tus lágrimas tristes 
Tras de nuestra despedida,
Debí emprender la partida 
Cuando a mi amor rehuíste.

 

No quise que se impusiera
Mi amor a tus sentimientos,
Tuvimos gratos momentos 
Pero con poco sabor.

 

Lo nuestro fue sólo carne: 
No te llegué al corazón:
Sabes que tuve razón
Al decidír alejarme.

 

Por disfrutar tus caricias
Dejé atrás los sentimientos
Pero para mi tormento
Ya no sentía sus delicias.

 

Te dejo las alas libres
Para que encuentres quien quiera
Vivir de tu borrachera
Envuelta en negros deslices.

Comentarios3

  • Ojos Color Bohemia

    Este es uno de esos poemas que mueven fibras de una manera sutil

    "Te dejo las alas libres
    Para que encuentres quien quiera
    Vivir de tu borrachera
    Envuelta en negros deslices."

    Me encanto, Un abrazo.
    Valentina.

    • pupykuba

      Gracias, amable poeta, por tus finas palabras, que engrandecen mis pequeñas letras. Tuve que corregir el tejido de mis letras tras publicarlas.

      Te regreso el abrazo, junto a mi agradecimiento por tu sensibilidad al comentar.

      Un abrazo.

      Jesús.

    • Nhylath

      Buena decisión!...
      No se puede dar lo que no se tiene!
      Mi cordial saludo!

      • pupykuba

        ¡ Decisiones, amiga poeta! Gracias por el comentario.

        Te envío, junto a mi gratitud, un fraterno abrazo.

      • Isis M

        Ni se te ocurra!!!! nada de Adios, ok?
        jajajaja, cuando lei el título me dije: eh??? deja ver que dice el poema de Jesús, pero al cabo leyendo me percato que son los hermosos versos que uno tras otrao hacen este maravilloso poema....del Adios que no lo es tan asi...
        besos, querido! un gusto pasearme por tus letras abaníco en mano...
        Isis M

        • pupykuba

          No puedo decirte adios, ni creo que se me ocurriera, mi bella y querida güera. somos mucho mas que dos.
          Eres fruto de mi tierra, como también lo soy yo, tu sentir es como el mío, nunca podremos ser fríos, la vida nos enseñó.
          Te digo adios por un rato, que seguro pasará no más me abroche el zapato, tu imagen renacerá.

          Gracias, por tus amables palabras, que siempre bañan las mías, paisana del alma.

          Te regreso el beso, aunque sin abanico en mano.

          Jesús.

          • Isis M

            jajajajajajajajaja, me asustaste, no me doy facil a perder a los amigos que quiero y TU eres de los especiales, me hiciste reir con lo del abaníco, jajajaja



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.