EzeMC

Corazón

Corazón, que vives como el Anturio,
cegado a la directa luz del cielo.
¿Quién sabrá de cuya variedad de
colores vistiendo a tu desconsuelo?

 

Corazón, que vives como el Anturio,
entre la tupida capa del suelo.
¿Como definir tan erguida espádice
llena de orgullo, hidalguía y anhelo?

 

Corazón, que vives como el Anturio,
con noble espata, cual sublime velo.
¡Te presento ante los verdes vergeles!
¡Es un honor presenciarte en deshielo!

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.