yelka

RÉQUIEM

Al mirar el nocturno cielo, Recuerdo tu cabello, El olor de esos risos negros, y su brillo cual estrella del firmamento. Oh amada mía que miras a lo lejos como este bago corazón sangrando corre asía tus helados brazos tras una vida de amargos desengaños. No hay duda alguna que desde el alba de los días mi amor verdadero eres tu querida mía. fría y negra, bella y perfecta de largos risos negros y tes palicienta rechazada, por algunos echada pero siempre por mi amada. ahora por fin cierro mis ojos dejo este mundo en amargos sollozos, entrego mi alma débil, cansada que por ti ahora sera acobijada muerte bella que al ocaso llega y te vas con ella


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.