Every Santorski

Domingo.


Era domingo por la madrugada,
sentía mis dientes afilados
Olía a diarios mojados, a labial de mujer



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.