SIBONEY

LOS ARBOLES



 

LOS ÁRBOLES

= = = = = = = = =
Los árboles, desnudos a la orilla

del estrecho y pedregoso camino,

observaban abatidos la figura galana

del frondoso valle que tenía a su derecha.

La armonía del verde contrastaba

con el gris vacío de los árboles.

La brisa, somnolienta aún por la pereza

de la mañana,

descansaba adormecida en la inmensidad

del valle.

El silencio lo envolvía todo

con su terrible poder.

Allá lejos, muy lejos,

casi en la faz del horizonte,

la tarde bostezaba y deba sus primeros

pasos matinales.

- - - - - -

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.