Poeta sin alma

Mírame

Mírame ahora mi amor, 
con esa mirada sublime 
con que me derrites,
fúndeme en el hondo de tus ojos,
y descubre mis anhelos mas ocultos
que si persistes encontraras 
mis sentimientos más profundos, 
déjame encontrar en tu mirada 
ese gesto sensual tan divino
de mujer mía enamorada,
No intentes ocultar tu amor 
porque lo miro en tu piel rosada; 
ya he notado que tú miras el mío
en mi pecho y sus latidos
y todo lo que en el provocas.
Mírame amor, con esos ojos café claro,
y descubre en mis ojos negros 
que cuando piensas en mí, 
yo también te estoy pensando
mira como en la luz que se refleja
de a poco te voy dibujando,
que yo mirare en los tuyos
como de algún modo, a base de locuras
te has ido enamorando
y me buscas en silencio por las noches
esperando verme adherido a tu cuerpo
susurrándote de amor mis intenciones.
Mírame amor mío, y mira como tengo 
el cuerpo colmado por ti de pasiones,
el alma inundada de ti, alegre, apasionada 
y sin huellas de abandono,
busca en mi mirada como amo tu alma, 
como deseo tu cuerpo y bebo tu mirada,
mírame desde el fondo de tu corazón 
y observa mis manos que elocuentes 
escriben versos que desgranan amor,
quiero ver tus ojos atentos 
para que sepan el porque me desvelan.
¡Mírame siempre! que cuando yo te estoy mirando,
recorro con un dedo invisible tus sienes,
voy acariciando tu boca, 
esos labios rosas que tanto me provocan,
creando un amor eterno y un poema
en el que mi alma te jurara
que nunca en su densa locura 
dejará de mirarte así, enamorada de mi.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.