jesus Alejandro Reina

Un violinista

Mira al dragón de marfil,

escucha el violín doler,

las gotas rojas arder,

lágrima corre al perfil.

 

Cuatro lápidas convergen

mientras albo violín llena,

 ara  arco sobre la vena,

salen carmesí que emergen.

 

El  agua aquí, algente piel …

creo sentir ahora algo,

 nada, eso siento que valgo.

La sangre cae aquí fiel.

 

Causa no  importa ya aquí,

nada importa… Ni mis manos.

 Filo es,  para ellas villanos

cuando arco  violín sentí.

 

Ojos  cierran tristes hoy

Cuerpo débil de llorar

yace en el suelo y sangrar,

 alma sin descanso soy.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.