Araceli Vellber

Quiero cometer un atraco.

Solo me queda atracar tu corazón,

ir a cara descubierta,

sin armas en las manos

y gritar:     

                -¡todo el mundo al suelo!

                -¡esto es un atraco!

y yo, tumbarme contigo y atragantarme de ti,

hasta dejar vacía la caja fuerte

y volver a llenarla de melancolía.

Tenía la intención de pintar el mundo de colores

y de mudar, de colores tus labios

para acompañar los días de la semana

elegir frente a los espejos el desayuno de cada día,

elegir el beso cada mañana,

elegir el sexo cada noche,

iluminar la madrugada,

como los malditos misiles de Bagdad,

de los inocentes.

Tengo la intención de colorear Madrid

y que Madrid, me devuelva la pintura,

que no utilice en los rincones.

Tengo, más dedos en las manos, que pinceles para pintar.

Tengo, más colores, que corazones que pintar.

Tengo, más lágrimas, que lloros, para regalar,

y me quedan, menos risas, para desayunar.

Comentarios1

  • Alejandro O. de Leon Soto

    Me gusta la forma en que va discurriendo tu poesía y como el dolor se agudiza en un momento, que se vuelve coraje....saludos.-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.