Marce lino pan y vino

Goles son amores

 

 

Cuando sale el balón  

desde el saque inicial

con la emoción

es una sensación de orgullo y de alegría  

es la fanatizacion del futbol  

ese deporte que arrastra multitudes

el estadio lleno

la gente grita  

entonan canticos de victoria

de fuerza

de atrevimiento y reto.  

El balón corre de uno hacia otro

con nuestro movimiento frente a la televisión.

Y sigue rodando el balón

y todos quieren patearlo

llevarlo lo más cerca de la portería contraria y meterlo.

Tras varios intentos

centros pases y cabezones

ese balón no quiere entrar

y la emoción más grande cuando entra

es ese grito de gol prolongado

que hace hervir la sangre

hace olvidar todo.

Es el Gol

aquello que levanta el ánimo

que nos da un sentimiento de invencibles

que todos sabemos que no es así

pero que en ese momento

no hay nada más grande que ese gol,

se olvidan las cuentas

el trabajo y cualquier deber,

es el clímax

era el gol  

como si uno mismo hubiese marcado

era nuestro gol

yo lo metí con mi mente  

con mi fuerza interior.

Con el gol  

no hay nada mejor para uno que es hombre

ni unas piernas abiertas de mujer.

El futbol es lo único que nos distrae de una mujer  

ese juego nos da la sensación

como si estuviéramos haciendo el amor.

Todas esas caricias

esos besos previo a la penetración

esos movimientos para lograr la mejor posición

la insistencia y la perseverancia

por lograr mejor

en que dos personas son las que están en juego

para un solo propósito

ese gol tan deseado

del otro lado el portero

sabe que siempre será vencido

con ese gol o con otro

por eso es que goles son amores.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.