Arquimedes Lopez

Mi razón

De qué sirve el arcoíris

si tus ojos menosprecian,

para qué son las estrellas

si no atrapas con tu boca,

no hay porqué de horripilantes

si mi soplo no te eriza,

ni razón de los aullidos

si no hay luna, vida mía.

 

No existiera ni un fotón

sin tu mirada cautiva,

no hay razón de la madera

si en tus iris no naciera,

ni se entiende de lo suave

si con tu piel no se topa,

nadie sabe de la gloria

si no ha besado tu boca.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.