RICARDO ALVAREZ

TENUE LUZ DE CLARABOYA

 

Luz de claraboya

en la tenue sombra

que enmarca el tálamo.

 

En suaves sábanas

te apasionas con mi piel,

te sumerges en mis gravedades

con tus labios de imantada rosa,

secuestras mis íntimas verdades

con estrépito de pirata en su bajel.

 

El alba cierra tus nocturnos parpados

y bajo su alero duermen los ojos

mágicos de la luna/



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.