YO CLAUDIO

Amada Cecilia

Ayer te vi, tranquila y serena

caminando despacio, mirando vitrinas

imaginando ser modelo, te paseabas en la pasarela

y yo, a escondidas te miraba,que linda te veías 

con aquel abrigo rojo, que todo el cuerpo te cubría

te mirabas al espejo, y no te conocías

eras tu, si tu, la muchachíta de los labios de rubí

te quise ir a saludar, pero, pero no quería molestar

estabas tan entretenida, que sonreí, te quise esperar

pero el tiempo corría, la tarde se iba de prisa

el sol ya se entraba, la luna a lo lejos se asomaba

el canto de los pájaros, ya se escuchaba

la plaza de la ciudad, se entonaba con la música 

de la banda municipal, que cada tarde de verano

la gente con sus aplausos, hermosos temas degustaba.

Cecilia, mi linda Cecilia, la muchachíta de los ojos triste

de la que yo me enamore,

como a pasado el tiempo, y que bonita esta

y no se da cuenta que yo estoy aquí, esperando por ella

esperando a que hora saldrá, los vehículos afuera

pasan de prisa, la gente de regreso a casa

y yo esperando a mi princesa que salga

para ver si de mi se acuerda, o solo seré una sombra

que alguna vez vio pasar, en aquella tienda

donde yo la quise saludar.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.