Nahidel

... Lo que el sol...

Entre mis brazos,

       como ramas secas

                el cuerpo del anhelo,

                       como flor mortal

                               también se seca.

Y el sueño que, creyéndose libre de mí, me ha dejado, me ha hecho creer

que yo, temiendo y perdido, también soy libre y me ha alejado de mí.

¿Dónde queda todo,

  cuando lo que amo es

     como piedra que mata 

       y lo que mata es lo que soy

         lo que alguna vez fue el sueño?

Ahora sueño y el mundo es mío. 

Y mi cuerpo seco, que se atreve a soñar, es el mundo

de todo lo perdido. 

... De todo

         lo que el sol

             ha abandonado. 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.