Alexander Vortice

Luna Obscena

Cuídate de mí

pues yo jamás he sabido cuidar

de mí mismo.

 

Nace un nuevo día

y el pasajero de mis pensamientos

grita chantajes y lanza estacas

a los transeúntes maliciosos

que admiten la derrota como moneda.

 

No tengo más edad que tú

pero ya he visto como la luz del sol

se transforma en una peonza insubordinada

que ambiciona rajar las cabezas vacías

que gobiernan nuestros oscuros destinos.

 

Nunca me he permitido morir

ya que la vida me ha llevado al precipicio

donde el ojo aprecia la belleza de la vida

que me ha tocado en suerte.

 

Cuídate de mis amonestaciones

y goza de la conspiración que cruza

tu corazón enflaquecido

las noches de luna obscena.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.