IturAlva

COMO LA ESPIGA

 

 

Quisiera ser campo de trigal al sol

que éste convierta en oro mi fruto,

mecerme con el viento,

que los insectos me acicalen y perfumen,

después del baño del rocío.

Que mis pies enraizados

se refresquen con la humedad de la tierra,

que las lombrices lustren y abrillanten mis pies.

Que un pájaro bellaco

se quede con alguna de mis semillas

para que esto me duela

para saber que estoy vivo.

Que una avecilla padre

robe un trozo de mis brazos de paja

para construir su nido

y que esto me duela...

...para saber que estoy vivo.

Que una abeja despistada

me decore con néctar y polen,

 que una mariposa loca

me los robe a lamidos y besos.

Que semillas pomposas de ordinarios cardos

se impregnen en mí,

que admiren mi brillo, mi belleza

embelesados, enamorados de mis dorados frutos

se despisten y su pomposidad muera,

atrapada en la aspereza de mis espigas,

para que aparezca  su semilla desnuda

y  logre germinar.

Que le den gracias a Dios y al viento

por haberlas traído hacia mí,

que nazcan y crezcan rodeándome con sus espinas

para que nadie me toque.

Que el viento haga música con sus espacios

dancen con sus hojas y me arrullen

y velen mi sueño.

Que la luna ilumine mi campo,

me despierte para poner atención

a las parábolas de la rana,

a las enseñanzas del búho,

a los versos románticos del grillo enamorado,

al hermoso engaño de los cantos de sirena

de la aterradora araña,

esperando encantadas víctimas, que caerán en su tela.

Que después de todas mis etapas

madure tranquilo

Que saquen provecho de mi fruto

en el momento exacto.

Que consuman y beban mi experiencia de vida,

que mi alimento les ayude a crecer sabiamente

que hereden la paciencia

de mi gestación en la tierra,

Que tomen como ejemplo el verme pisoteado,

Es una forma de sacar mi fruto maduro.

Que luego de retirar mi semilla

me lancen por los aires a mi suerte

para danzar con el viento una vez más,

con la ventaja de caer

en las orillas de la tierra cultivable

para contar mí historia a la maleza...

...O que me dejen caer ya dormido sobre las llamas,

aportar mi combustible al fuego

que mis cenizas se esparzan por la tierra y el agua

y que una vez más sirvan...

...para lo que mi Dios quiera.

Comentarios2

  • Jaiah

    Itur Alva,
    Me gusto mucho su poema COMO LA ESPIGA . Felicidades ...

    Saludos,
    Jaiah

  • kavanarudén

    Hermoso amigo.
    Una semilla que al final serà eterna, porque siempre tendrà ese resurgir al momento de morir.
    Un placer leerte.
    Un fuerte abrazo
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.