Polvo en un nada que es todo

No es pecado

No eres de mi exclusiva, aun así me regalas desvelos

No soy tuyo a diario aun así conmigo compartes tus deseos,

Mujer de sombras me tienes a tus pies soy espectador de tu coqueteo

Que más quieres si tienes mi atención, mi pensamiento y mis anhelos

 

Besémonos a escondidas, toquémonos en las sombras

Olvidemos el sexto y de paso el noveno mandamiento

No se trata de pecar, no puede ser pecado darnos tanta felicidad

 

Siendo el amor el alimento esencial del alma, aliméntame a besos

Eres mi alimento eres mi dama, eres la esencia que mi cuerpo reclama

No es que sea un timorato y eso evite gritarte un te deseo

Somos ajenos y debemos respeto, por eso es mudo mi te quiero



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.