JesusGodoy76

Viejo amigo.

No te querías dejar vencer

Pero nunca volviste a casa

Tampoco te tuviste que arrastrar

Viejo amigo de mi alma

De noche cerrare los ojos

Así escucharé tu andar.

 

Solo abriré mis brazos

Cuando nos volvamos a encontrar

Así nadie será quien engañe

Nadie será quien nos dañe

Y las naranjas más amargas

Se harán dulces en la esperanza.

 

Entonces como el cóndor

Que vuela más que la perdiz

Alguna vez de nuevo encenderás 

Al viento frio que nos besa

Que se va susurrando lejos

Por siniestras carreteras.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.