SIBONEY

PLOMIZO ATARDECER



 

PLOMIZO ATARDECER

= = = = = = = = = = = = =

Arriba el viento

maltrataba la silueta de las nubes

gigantescas;

atropellos fascinantes, enloquecidos

de abundantes revolcones en la fría

inmensidad del universo.

De un lado a otro,

en el espacio irreal de la razón,

la tempestad terrible del ocaso

dañaba seriamente la imagen serena

de la nítida sensación de aquel instante.

Lluvia, nieve, viento y tinieblas,

¡la salvaje furia desatada!,

en el momento exacto del sosiego

del silencio.

- - - - - - - -

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.