C.Ballesteros

Y así...

Y ASÍ...

 

Y así de pronto apareciste, extinguiendo mis recurrentes ansias, mis soledades diarias,

mis terribles y profundos miedos de pensar: que tal vez no existías,

que no compartiríamos tiempo en esta vida; que seguirías siendo sin ser

la persona a quien buscaba sin saber como encontrar.

 

Si solo sabia todo, pero nada de ti, si solo te había imaginado unas cuantas

veces por segundo, desde los segundos inquietos de mi adolescencia en adelante.

 

Si solo sabia que eras la belleza, la perfección, la sensualidad, el amor

en fin... si solo sabia que eras tú, sin ser tú realmente pero siendo lo que eres.

sin quitarte de mas, sin ponerte de menos; así como estas, así de perfecta

con esa belleza, así de sensual, así como amas con todas tus ganas.

 

Y así de pronto apareciste; reviviendo todos mis deseos, mis ansias diarias

por tenerte, todos los sueños que yo anhelo y algunos de ellos se han

concretado, al caminar contigo tomados de la mano, al medir tus labios,

al beber tu cuerpo, al sentir tu aliento caminando por mi pecho.

 

Así reviviste mi amor y mis ganas desbocadas por abrazar tu alma;

tu espacio y tu tiempo, todos tus sentimientos, tus miedos, tus defectos,

todo aquello que te hacen tú, todo aquello que te vuelve imperfectamente perfecta.

 

                                                                                              D.C. Ballesteros



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.