Marce lino pan y vino

LOS TRES LADRONES: el doctor

 

Un día fui al doctor  

quería hacer un chequeo

y cuando llegué a mi casa

estaba aún más enfermo.

Me dijo que era imposible

haber llegado a su consultorio

por mis propios medios,

que era un milagro estar vivo,

eso me deprimió de tal manera

que me enfermé de verdad.

Como este doctor  

están todos los de misma línea

los brujos

que pretenden limpiar  

los curanderos que rezan

los médicos y enfermeros

etc.

Es increíble

como se preparan para ser doctores

o cualquier otra cosa

y sin embargo se preparan mejor

para explotar la profesión

y todo esto pone en duda la vocación.

Todos deberían ser observados mejor

para ejercer una profesión,

algunos solo lo hacen por dinero

que hasta se vuelven millonarios.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.