leon Morales

Mañana ya no te amaré

Mañana mis venas serán hilos artificiales,

Marionetas de un catéter.

Mañana el cáncer licuará mi cuerpo

y mi alma será escéptica como en su origen.

Los huesos crepitarán y la sangre se curará del mal de amores,

el mal necrosará mi cuerpo.

 

Mañana tu nombre será agua:

manantial que nace del cascajo de mis labios,

dolor que me hará maldecir y pedir piedad a todo.

Mañana el duodeno me hará un hueco en el vientre de la tierra

y los gusanos tragarán este corazón que te amó.

Pero hoy…

Yo decido vivir con la sonrisa en el lugar que dejaste sin beso,

Vivir en lugar de las lágrimas que siembran surcos de dolor.

 

He decidido vivir amando, amando hasta el último de mis intestinos podridos

Antes que odiar, antes que maldecir el espacio que dejaste sangrar.

 

He decidido que el mundo se parta en dos como luna menguante,

que el cielo y todas las estrellas se caigan de un chingadazo,

no me importa que tú abandones y yo permanezca

no me importa que yo perezca y tu vivas

si el amor eterno se subsume en el patíbulo de la finitud.  

 

Nada importa después que me cure de ti,

Nada cuando vista mi cuerpo por última vez

No será más el calor de tus caderas

Ni el amor errante que me arrancaste

Nada importa ya…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.