Izandro

Sexo Sentido

 

Como piel intacta, y flor recién anunciada,

Como polen fresco en estambre de alborada,

Como beso tierno de una niña enamorada,

Sensualmente hermosa,

Como lienzo terso en una fría madrugada.

 

Hoy tus labios de color intenso,

Como ramo en flor y fruto fresco,

Dibujaron besos, con aliento de amor perfecto,

Y tus brazos, ilesos de todo tacto indiscreto,

Han abierto tu pecho, y me han mostrado, dos bellos secretos.

 

El infantil rubor, que por tu pecho desnudo avanza,

Me ha entregado el cofre,

De un sacro tesoro, durmiendo, bajo una pura manta,

Y mis brazos en furtivo intento de romper con las corazas,

Han descubierto el disimulado canto,

De las palabras de amor, de tu virginal Alma.

 

Hoy me llamaré Sexo Sentido,

Donde no hay forma de esconder el tacto perdido,

Donde no existe mirada de mundo furtivo,

Donde el olfato de mi alma, por la tuya, sembró un Lirio.

 

Hoy me llamaré Sexo Sentido,

Donde tu piel desnuda, junto a la mía se haya fundido,

Donde tus labios y cabello tierno, se queden conmigo,

Esperando el rubor, de tus entrañas abriéndose camino.

 

Hoy me llamaré Sexo Sentido,

Donde mi olfato, mi tacto y mi mirada,

Sólo sean mudos testigos,

Del placer de tu piel, sembrada aquí en mi cama.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.