Necrofagotimes

Los tres deseos.- (25/09/2015).-

Quedarme también del lado de la muralla

Que no me corresponda:

La ira de una barrendera

Piadosa y traicionada hasta la médula,

Con las ojeras marcando las jornadas

Casi tan a fuego como los reproches.

 

Presenciar in vivo la obra magna

Que no me evoque de testigo:

Lozana risa que provoca

La mirada inquisitiva y somnolienta

De un niño de trigueños cabellos,

Tirando con tedio los dedos de su madre.

 

Auscultar la fortuna ajenísima

Que sí me suscite el favor y la corazonada:

Aquel feliz viejo futuro que tira de la soga

Por donde baja la pesada carga

Que hace que sean hombros

Los hombros del joven hombre de hoy.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.