Gabriel_Plenazio

El acusador

Cuando el alba a esparcirse por la lontananza empieza.

Cuando la noche recoge del cielo sus negros cabellos.

Y deslumbra el día adormecido su primer destello,

un ángel   de alas limpias y blancas   pierde la pureza.

 

Condenado a su distante estrella   la sutil criatura,

siente   una ulcera ardiente a su espalda abrirse,

y su ropa fina corona y lazo de oro a la cintura,

en barro de hombre empieza a deslucirse.

 

Caído del espíritu creador de todo lo viviente.

Su lengua adopta el lenguaje absurdo pero humano.

Y en sus cien coronando escamas la serpiente,

lo convierte en hijo de todo lo profano.

 

Desdichado en la aridez de su desierto desolado,

anda por el mundo tentando la traición y la mentira,

surca el suelo su hoz aguda cosechando ira ,

y hace talentoso   el don que le fue otorgado.

 

Luego de turbar de tinte oscuro el corazón a la violencia.

Enlutando los días de pecado y elecciones vanas.

Remuerde el polvo de la frágil y humana   conciencia.

Manchando en sangre el vestido de las dos hermanas.

 

 

Al final la noche devora su paso herido de fango podredumbre y sepulturas.

Volviendo a vestir pulcritud de ángel ante el trono del justo espíritu celeste

Y fingido en blancos sus alas acusan al hombre frente al Dios de las alturas.

Por que no soporta que el Job antiguo y condenado, siga siendo hallado,

Inocente.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.