poetalibre

EL COMA DE LA RESIGNACIÓN...

Insolentes sombras de la duda,

espadas de un demonio loco,

espías de la cruz de un hombre

que sosiega sin latidos la razón...

 

 

Perturbados nombres sin formas, 

odiosas resurrecciones de un moribundo,

ataduras de los pies sin formas

que acortan el trazado de vivir...

 

 

Delincuentes de un espíritu amargo,

sabandijas de la negra oscuridad, 

poetas de mármol que tropiezan

en la tinta seca de su dibujar...

 

 

Una melodia que a la deriva 

infama infectadas canciones !Marineros¡

que atraviesan mares de plata

bajo una luna de cristal... 

 

 

Las auroras de iluminación fundidas,

!cumbres de dudosa cúspide¡

Ángeles que atraviesan marejadas

parando en cada puerto a desfallecer...

 

 

Perdidas sonrisas !miserias¡ ! temeridad¡

Forjas de acero que se tambalean,

flores marchitas que abrazan

la letargia de un condenado querer...

 

 

!Yo lo vi todo¡  ¡era primavera¡

Pero la razón se me moría 

y ya cansado el hierro de mi corazón,

dormí y dormí por no ver su agonía... 

 

 

Era un terminal entubado su saludo,

la sonrisa, escarcha de cristal en el andén, 

ambos desenchufamos los cables del duelo

que como fuego, en este infierno nos nos hizo arder... 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.