Anthony

¡Pero quién te crees Amor!

¡Pero quién te crees Amor!

que con despótico talento,

lanzando tus dardos al viento

traspasas impunemente.

 

¡Pero quien piensas que soy!

para hacer de mi alma marioneta

y teniendo en mi pecho, de acero saeta,

quede a merced de tus caprichos.

 

¡Con qué potestad te crees!

para a mi puerta llamar insistente,

ordenando que ante tí me haga presente

cuando quieras afinar la puntería.

 

¡Ya déjame en paz Amor!

insolente heraldo de locura,

se acabó en mi corazón tu dictadura,

no vuelvas nunca más a mis adentros.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.