SIBONEY

TARDE ADORMECIDA



 

TARDE ADORMECIDA

= = = = = = = = = = = = = = = =

La tarde adormecida, por la silueta

mística de la esperanza,

ahondaba en el silencio de su alma,

buscando la ternura de lo bello.

Extasiada, envuelta en un halo

de alegría,

gozaba de su sueño celestial;

danzando en la débil cuerda

de su frágil destino.

La tarde adormecida, de exquisita

y frenética melancolía,

aspiraba el sueño sin descanso,

recogiendo la esencia, lo grato

del placer.

- - - - - - - - -

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.