Socorrito

Comparación.


Cuando eras mío el Sol brillaba para Mí.
Cuando eras mío se detenía el tiempo y todo tenía sentido.
Cuando eras mío acariciaba el cielo con las manos y era tan suave y delicado...
Ahora que no te tengo el Sol es turbio opaco y mate.
Ahora que no te tengo el tiempo se desintegra y pasa volando.
Ahora que no te tengo el cielo no deja tocarlo y el viento rompe mis manos.


Mis manos cansadas de acariciar el vacío
mi cuerpo durmiendo abrazado a la almohada
mis días con pasos terribles pues no eres mío
desde que tú partiste en aquella madrugada


Pero qué dicha era poder decir
Que eras mío
Y que yo
Yo también te pertenecía
Como todavía te pertenezco
Auqnue tú a mí no.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.