syglesias

SIÉNTATE a la MESA

… Y en la noche, recordar aquellas palabras que un día nos dijimos, pensando que sus males jamás nos alcanzarían, separándonos …


syglesias
Presenta

 

SIÉNTATE a la MESA:


Siéntate a la mesa un instante para que platiquemos, dejando que hable el corazón con la verdad que nunca se dice, pero que puede reflejar el alma, si tu sincera mirada buscara la mía olvidada, sin tomar en cuenta que al hacerlo se evidencien algunas lágrimas de arrepentimiento recorriendo el rostro, teniendo que bajar la cabeza…

Siéntate a la mesa un instante para que dialoguemos, porque ya es hora que nos concedamos un espacio de tiempo para que conversemos, aprendiendo a oírnos el uno del otro, sin llegar en un momento dado de la conversa de intentar imponer su razón por existencia, sufrida, sabiéndonos escuchar la voz que ayer fue silencio…

Siéntate a la mesa un instante para que departamos, para no tener que dialogizar, citando en soledad por la mente la retórica de esas palabras dichas en otra ocasión que encerraban tanto significado a las que nunca prestamos la debida atención con seriedad, pensando que el mal no nos alcanzaría, cuando el dolor es algo que no padece quien lo provoca en piel ajena.
--------------------------------------------------
Sergio Yglesias García
Caracas, 23/09/2015 10:00 AM.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.