Esteban Mario Couceyro

El camino

Avanza el camino

 

en mis pies

 

y el pecho duele

 

pienso, mientas mi perro tira

 

en sus patas

 

el planeta le pertenece

 

huele el aire

 

como si fuese un libro

 

avanza el camino

 

en mis pies

 

no se cómo camino

 

el perro se detiene

 

huele y resuella

 

y el pecho duele

 

pienso si serán estos

 

mis últimos momentos.

 

 

 

Miro a mi perro

 

él está sentado, esperando

 

ya no hay olores

 

solo me mira

 

detenido en el tiempo

 

acumulado en mis ojos.

 

 

 

Estoy pensando, le digo

 

ya vamos

 

solo déjame pensar

 

que me duele el pecho

 

y puede que sea…

 

 

 

Mi perro comienza a caminar

 

yo le acompaño

 

me lleva

 

despacio, sin tirar

 

caminamos

 

y él ya no huele

 

cada tanto me mira

 

mientras regresamos a casa.

 

 

Comentarios1

  • Beatriz Blanca

    ¡Qué poema tan tremendo!, es como anunciar un próximo final. Menos mal que el pero huele y avanza, pues ellos tienen un sentido especial para esos anuncios.
    Gran imaginación amigo, que sinceramente espero sean solo impresiones de poeta y no de adivino.
    Te saludo con afecto en esta nochecita tan destemplada.

    • Esteban Mario Couceyro

      Querida amiga, esta situación ha sido vivida hace unos años atrás, afortunadamente sin mayores consecuencias.
      Hay formas de comunicarnos con los seres y o cosas que nos acompañan, que van mas allá de las palabras. Un paisaje, un perro o las mismas personas, están conectadas por "invisibles hilos", a nuestra percepción y viceversa.
      El paisaje es otro, si estamos en medio.
      Gracias, la noche está destemplada y yo soy parte de esa sensación.
      Esteban



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.