poesia montalvo

A MI PADRE

Aprendí a amarte, aun sin apenas conocerte, eras el hombre grande que me elevaba en sus brazos y me hacía tocar el cielo, no había temor si tú estabas conmigo, me enseñaste a valorar todo en la vida.

jamás te vi doblarte ante la adversidad, y nunca vi que el sol se levantara sin que antes lo hicieras tú, eres ejemplo de generosidad y esfuerzo.

En tus manos cabía el mundo, y lo tenías solo para mostrármelo, para decirme con palabras, lo bueno y malo, tus valores los inculcaste en mi con paciencia y ternura,

 

No hay imposibles en la vida, todo se gana con esfuerzo, eran algunas de tus frases favoritas, construiste un hogar para nosotros, y te esforzaste al máximo por conservarlo, aun después de la partida de tu amada esposa.

Entonces te toco convertirte en madre y padre, y a pesar de lo que todos pudieran opinar, lograste conservar a tu familia unida.

Hoy te veo tan frágil, que mi corazón llora las lágrimas que mis ojos no derraman, te acuno en mis brazos, y te acompaño en silencio cuando callas o duermes, o te lleno con el sonido de mi voz si deseas hablar.

es triste saber que estas a punto de partir de mi existencia, que estas a punto de marchar a un mejor lugar, me consuela saber que estarás mejor, pero no me quita el terrible dolor.

 

Y finjo ser fuerte para ti, como quizás tú lo hiciste antes tantas veces por mí, sostengo tu caminar incierto, levanto tu cabeza y te sonrio.

No sabes cuánto dolor me agobia, las ganas de gritar que tengo destrozando mi alma, y tengo que ahogarlas, las lágrimas que queman mis ojos sin poder derramarse, esta amargura cruel de imaginar mi vida sin ti.

Fuiste mi fortaleza en todas mis tormentas, el fuerte roble que me protegió del sol, los brazos que consolaron mis tristezas, la palabra suave que conforto mi alma en mis momentos de dolor.

Sé que tendré que pasar el trago amargo de dejarte partir y sé que contigo te llevaras un pedazo de mi alma, ese será el lazo eterno que nos una, hasta volvernos a encontrar en otra vida



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.