José Luis Chavez

Huellas del olvido

 

Mis ojos se empañan
con el aliento del tiempo,
y mi piel fragua con espasmos de la lejanía.
Solo el sol sigue acompañando
los pasos que me llevan a un jardín,
en donde contemplo con asombro
los colores púrpura del lirio,
que creció sobre las cenizas
de un fantasma sin edad.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.