Felipe Robayo

Adiós...

Adiós, le digo adiós a todos y a toda,

No porque me marche, no porque no vaya a regresar

Ni por qué me haya cansado de esta maravillosa vida,

Solo se perderá en un vacio infinito la persona que ahora conocen

Y nacerá una nueva.

 

Siempre he pensado que le mundo no es para los débiles,

Siempre he pensado que vería todos los días a las nubes surcar los cielos

Pero ahora me doy cuenta que el mundo no es para personas ilusas…

Que hay que ser fuerte avanzar sin chistar y afrontar las adversidades

 

Siempre creí, no más que creer era algo que me mantenía vivo,

Era una esperanza, que aun que vana… huh

Que mantenía mi ímpetu ardiente como ninguna otra

Que me daba sueños y fantasías inefables…

 

Una y otra vez me convencí de que eso era lo mejor…

Pero…pero una día desperté y me di cuenta que le mundo,

Que este mundo no es para personas ilusas e ingenuas que de uno u otra manera

Hacen de este mundo algo hermoso y divino.

 Entonces decidí decir adiós, no puedo decir que no extrañare esa parte de mí…

Pero…pero tengo que ser fuerte y seguir hacia adelante

Y dejar ataras mi ingenuidad y torpedad ya que después de todo este mundo no extrañaría a una persona como está… ya que el mundo no es para débiles… Adiós



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.