El Quijote Delirante

BRISAS DE OTOÑO



BRISAS DE OTOÑO

Qué ironía guarda un sentimiento

entre primaveras y veranos,

las flores se visten de gala

ofreciendo sus aromas y bellezas.

Que ironía que ahora en el otoño

las flores y los árboles se desnuden,

mientras pocos se fijen en sus espinas y raíces

siendo solo cortadas por apetencia de un capricho.

Brisas de otoño,

que transforman aromas y follajes,

cambian de colores para desnudarse lentamente

guardando sus capullos y fragancias hasta otra primavera.

A veces no valoramos los momentos de un amor

hasta que ese amor se convierte en memoria

y los recuerdos no abastecen el vacío,

en las mañanas cuando el roció es más frio.

MIGUEL FLORENZANO



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.