Feluu

ViDa

 

Al rincón de sombras has llorado

a orquestas por tu luz abandonada,

cuya pasión reposó a la alborada

y aquel idilio altivo fue acabado

 

a linderos del estío. El cuidado

a tu vientre de Tueris y su espada

fue para ti ventura inesperada

al alba de tu vida, que ha dejado,

 

a él, arando los surcos de otras tierras.

El trémulo en tu vientre es otra vida,

aguardando el fragor para las guerras

 

seculares, de amor y de castigo.

Hoy te he perdido más, y es la vencida:

Mujer, ya no podré soñar contigo. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.