Hgwritings

MI PEQUEÑA

 

No me quedan fuerzas para contar los envites de esta vida amarga.
Miles son las tristezas, incontable el recuento de las noches largas.

Pesan las promesas, las mentiras, tantas cobardías, alguna espantada.

Cuento por cientos las traiciones, los tormentos, las tropelías, las faltas de respeto y las puñaladas.

Si algo me sorprende aún en este alma, es que pequeña, indefensa y medio atropellada, aún refulge, como cuando era niña, la esperanza.



©h.gwritings

Comentarios1

  • María Elena

    La tristeza encanta, a veces, a través de los decires. ¡Hermoso poema!

    • Hgwritings

      Muchas gracias María Elena. Besos!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.